Corriendo una picada, chocó, su auto se partió y murió a una joven madre de un niño de 5 años

Lamentablemente, la imprudencia no se toma descanso. Todos los días, encendemos el televisor, escuchamos la radio o revisamos los portales de noticias y vemos los innumerables incidentes viales que ocurren en calles y rutas de nuestro país, pareciera que nos acostumbramos a ver como la gente muere y lo atribuimos a la "mala suerte", "el destino", "una mala pasada", etc. 

Como familiares de víctimas de tránsito, tomar conocimiento de hechos tan violentos donde las perdidas de vidas humanas están presentes, nos hacen revivir a diario el gran dolor por el que atravesamos, es una herida de nunca cerrar. Muchos de nosotros "nos ponemos la mochila al hombro", con todo lo que implica esa frase y, tratamos de cambiar esta historia, con la esperanza de  que algún día la sociedad despierte y tome conciencia de los riesgos que presenta a diario el tránsito y nuestras decisiones en este.

Algunos piensan que la vida es un regalo y, por supuesto no tenemos duda de ello, donde debemos disfrutar cada minuto ¿como si fuera el último? Lo cierto es, que es efímera y frágil, como la llama de una vela, donde nuestras decisiones son las que escriben nuestro destino y muchas veces el de otros también...

Javier Colaiacovo (29 años), es un joven mendocino de la ciudad de Las Heras, Mendoza que tiene un afán por la velocidad y la conducción temeraria. Tal es así que modificó y "tunio" su VW Vento para que "corriera" cada vez mas rápido, es habitué de correr "picadas" tanto en el autódromo como en la vía publica. Sus propios amigos reconocen esto último.

El 27 de enero de 2019, Javier decidió correr sobre el Acceso Norte de la Ciudad en la Ruta Nacional 40, perdió el control del vehículo impactando con una luminaria. Tan violento fue el impacto que el auto se partió literalmente por la mitad, impactando la parte trasera contra un micro de larga distancia que circulaba por la ruta en sentido contrario, de milagro no ocurrio una tragedia mayor. Según determinaron las pericias el joven circulaba a más de 130 kms por hora (en una zona de 60km) al momento del impacto y su conductor presentaba una cantidad de alcohol mayor a la permitida por la ley.


Impacto del VW Vento contra luminaria se partió a la mitad



En el vehículo se hallaban, ademas del conductor, dos jóvenes. Abelardo Soria y Marianela Pulitti ambos de 26 años. Lamentablemente, Marianela quien iba en la parte trasera del vehículo, al salir despedida perdió la vida, mientras que Abelardo fue derivado al Hospital Central con graves politraumatismos en el rostro.

Javier Colaiacovo, conductor del vehículo  VW Vento

Tras el incidente, varios usuarios de las redes sociales señalaron que el conductor era un habitual corredor de picadas. Además, se virilizaron varios videos en los que aparecería Colaiacovo “picando” con el auto de accidente.

Vehiculo destrozado tras el impacto contra la luminaria

Imputaron al joven que conducía el auto que se estrelló contra un poste de luz del Acceso Norte y que provocó la muerte de una mujer 26 años, informaron fuentes del Ministerio Publico Fiscal.

El padre de Marianela le dedicó duras palabras al conductor del vehículo y lo tildó de “delincuente al volante". “Hoy le di el adiós a mi amada hija del corazón, Marianela de 26 años, con un hijo de 5 años. La Vida se la arrebató un delincuente al volante, Javier Iván Colaiacovo, de Luján. Una basura creada por padres de dinero que le dan todos los caprichos y le. Dieron un Vw Vento preparado para las picadas. Yo a mi hija la tuve que cremar, ustedes padres de un asesino lo tienen vivo para que cuando salga en libertad se cobre otra vida”, sentenció en su Facebook Dardo Reche.

Marianella Pilutti de 26 años, fallecida en el siniestro

Comentarios

Entradas populares de este blog

CURSO PARA AGENTES DE CONTROL Y FISCALIZACIÓN VIAL

Florencia Machado: otra muerte injusta